Topo – Cierta Noche En Madrid (The Fish Factory, 2011)

Por , el 12 - 03 - 2012

1

El 30 de octubre de 1987, en la ya desaparecida sala madrileña Canciller, se organizó un muy especial concierto de Topo. El espectáculo, del que saldría el álbum sobre las tablas Mis Amigos Están Vivos, no sólo contó con los músicos que habían pasado por la historia del combo, ya que igualmente se invitaron a amigos de la profesión para que apareciesen aquí o allí en esta canción o en la otra. En 2010, y gracias al sello que ahora edita este Cierta Noche En Madrid, regresaban a la actualidad de grabaciones tras diez años sin ofrecernos álbumes con novedades que viniesen firmadas por Topo –sí, el Canciones Básicas no cuenta–. ¿Sería hora de dar una segunda parte a aquel lanzamiento en directo tomado en las postrimerías de los años 80? El grupo consideró que así debía ser y, apoyado por el buen hacer y talante que desprende el equipo de The Fish Factory, se pusieron a la faena para juntar en una única edición la mayor cantidad posible de filmaciones actuales del conjunto.

Y es que el plato central de tamaña manduca es, sin lugar a dudas, el concierto en la Heineken del 14 de enero del pasado año. Aun así, no será esto solamente lo que anime al seguidor de la banda a la hora de comprar una publicación tan jugosa; y es que la edición deluxe de dos CDs y dos DVDs es como para no pasarla por alto. Pero mejor vamos por partes. En tiempos como los que ahora vivimos –y por los que llevamos transitando en la última década–, a nuestros músicos de corazón, estilo y arte se les está poniendo muy cuesta arriba eso de cerrar giras completas a nivel nacional. Topo, firmando con dicho nombre o simplemente con los apellidos de sus dos pilares básicos, Jiménez y Laina, han tocado de manera distanciada pero constante durante los dos quinquenios que hemos dejado atrás. Recuerdo haberles visto en 2004 durante las fiestas anuales celebradas en las Vistillas, también ese mismo año en la Galileo Galilei junto a Albertucho y Burning o, por ejemplo, en diciembre de 2006 en tándem con Caskärrabias en la Hebe, por citar tres conciertos muy representativos y de subrayable calidad interpretativa.

1

Sin embargo, esto seguramente fuera en su medida un peso a la hora de abordar Cierta Noche En Madrid, y más en concreto el concierto de la Heineken. Como mejor se graban este tipo de eventos es tras haber calentado con varios bolos seguidos dentro de un tour, amoldando la lista de temas y asentándolos poco a poco para el día de las tomas para el futuro disco o vídeo. El problema es que Topo deciden interpretar veinte canciones –veintiuna, sin contamos la repetición de ‘Mis Amigos Dónde Estarán’– por las que repasar sus largos años de camino oficial, todo ello engalanarlo con colegas de profesión uniéndose a la banda, como Carlos de Castro, Kacho Casal o Miguel Oñate, y para rematar prepararlo todo para un día concreto, olvidándose de cualquier tipo de red de protección. Un riesgo que saliendo de algunos sería una machada, pero que de mano y boca de estos instrumentistas logró llegar al corazón. Aquejó, eso sí, de ciertas contrariedades, problemas durante las primeras canciones y alguna que otra interpretación que carecía de la rotundidad ofrecida en citas anteriores –el caso de Bulli en varias ocasiones, algo que quedó rotundamente cristalino cuando Kacho tocó frente a la misma batería ‘Todos A Bordo’–. Pero todo esto se salva gracias a la frescura de las actuaciones, a las palabras alegres y emocionadas de Jiménez y a un cuarteto que se las sabe todas.

En el DVD extra de la versión especial nos topamos con un par de acústicos, la grabación de la prueba de sonido en la sala Heineken, una entrevista y el videoclip de ‘Prohibido Mirar Atrás’. De los dos acústicos, me quedo sin duda con el ofrecido en el concierto privado de los locales Revirock; aunque, eso sí, queda algo deslucido por acompañar cada final con un fundido a negro, cortando los aplausos o las reacciones del público –esto es igual que en la grabación del 14 de enero de 2011–. Y lo que no se entiende es que de la pieza ‘El Bar’, precisamente uno de los temas con los que por fin daban el valor merecido a su gran CD La Jaula Del Silencio, amputen algunos de sus segundos y párrafos de texto en la parte inicial de la composición. Pero, en fin, son nimiedades frente a lo espectacular de la edición en sí, de un trabajo hecho con mucho cariño y queriendo llenar las duraciones de los DVDs hasta los topes, algo que no todos los sellos hacen y que hay que agradecer a The Fish Factory. Los Topo están y siempre estarán aquí.

Tags:
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.